La Tienda del Jardín

Cómo implementar un sistema de riego automático

Automatizar un sistema de riego nos provee de muchas ventajas en la atención de nuestros jardines. En las actividades diarias que realizamos para atender el orden de nuestros hogares, regar nuestros jardines es una de las más comunes.

En hábitos específicos de jardinería y agricultura, el riego es uno de los hábitos más importantes para mantener la salud de nuestros jardines de forma óptima y equilibrada. Un sistema de riego moderno y automatizado puede garantizarte esta acción de forma inmediata y constante.

Esto te permitirá acomodar y distribuir tu tiempo para otras actividades más importantes, mientras el sistema hace su trabajo. De esta manera garantizas la salud de tus plantas, con el riego suficiente, adecuado y eficaz para la mantención de tu jardín, y todo de manera automática.

Si no tienes tiempo suficiente para ocuparte de tu jardín, un sistema de riego automático puede ser la mejor opción para ti.

Pasos para implementar un sistema de riego

Medir la presión de agua:

  1. Añadir a la llave, un medidor de presión y abrirla totalmente
  1. Calcular la presión del agua, abriendo la llave sobre un balde de agua mientras medimos el tiempo en que se llena el balde (segundos).
  1. Luego, dividir el tiempo que tarda en llenarse el balde (segundos) entre el contenido del balde (litros). Como resultado obtendremos el flujo de agua que entra expresado en litros por segundos (l/s)

Realizar las zanjas del jardín

Dependiendo de las tuberías que se instalarán en el sistema, se deben realizar zanjas para luego colocar las tuberías del sistema. Cada zanja deberá tener un poco más de anchura y profundidad que la tubería que se vaya a utilizar.

Dividir el jardín en distintos sectores

Dichos sectores reciben el nombre circuitos. Esto se lleva a cabo para que sea mucho más fácil para el programador, administrar y hacer funcionar el sistema. Los circuitos permiten al programador, ordenar el sistema de forma funcional y eficiente.

A su vez, estos circuitos distribuyen el agua hacia los regadores que distribuirán el agua en el jardín. Antes de gestionar los circuitos, se deben conectar las válvulas, usando terminales HE en cada lado, con tuberías PVC, una hacia el circuito y otra hacia las demás válvulas.

Gestionar los circuitos

Llegados a este punto, ya debemos instalar y coordinar cada uno de los regadores de cada circuito. Cada regador deberá pegarse a la tubería con un adhesivo específico del material de la tubería.

Distribuir los regadores dependerá del tipo de jardín, su dimensión y su sistema. Cada jardín posee sus propias peculiaridades. Independientemente de este, si aconsejamos medir la altura de cada regador antes de hacer las zanjas del jardín.

Si no se mide la altura de estos antes, se puede hacer la zanja muy profunda y tapar los regadores, impidiendo así la activación del sistema de riego.

Programar el sistema

Por último luego de instalados los regadores junto a los circuitos, se deben conectar las válvulas al programador para automatizar el sistema. En el programador se colocará la presión del agua, más los días y horas precisas para que se active de forma automática.

Rellenar las zanjas

Por último, rellenar los espacios de las zanjas con la tierra que ha sido sacada para colocar las tuberías. Luego de este último paso, tendríamos concretada el sistema de riego de forma automática.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *